Acoso en redes


Me tiene podrido que las mujeres piensen, que si a uno lo "likean" en redes sociales, es porque aquellas que lo hacen (cuando son mujeres) es porque están coqueteando con uno. Habrá que preguntarles si existe, socapadamente, un ejército de maricones que no salen del closet y que también dan reacciones facebookeanas...

¿Acaso es no es lícito pensar, que la gente puede disfrutar de lo que uno escribe?

Tal vez yo no sea el mejor en cuanto a desarrollo literario por estos lares, pero tampoco creo que pueda ser un Brad Pitt de las letras ecuatorianas. No soy feo, pero tampoco guapo. Pienso que soy un tipo promedio, por lo tanto, la idea de recibir coqueteos me es totalmente ajena, incluso perjudicial, dado que me haría desconfiar de mi calidad como escritor-redactor-creador de contenidos.

Soy de aquellos que no puede diferenciar el coqueteo, de un trato educado. De hecho, prefiero pensar que la gente es amable conmigo, dado que eso, me hace tener algo de esperanza en la humanidad.

Me aterraría pensar que las interrelaciones on-line de nuestro tiempo, se ven advocadas en su mayoría al flirteo mojigato...

Con esto no digo, que yo no haya repartido a lo largo de la historia, un par de "likes" en afán de llamar la atención de alguna fémina de prominente presencia virtual. Lo que si digo, es que al día de hoy, he desterrado tal costumbre, dada la comprobación hasta la saciedad de la inutilidad e inefectividad de la misma.

Me parece que eso es lo bueno de esto de hacer "blogs"... aquí la gente te lee -de milagro- y se va sin dejar huella a manera de "me gusta" (o disgusta o lo que fuere). Aquí las cosas son un poco más educadas, o por lo menos, anónimas. Una antítesis al afán facebookero de crear apariencia de "contacto y sentimiento" en las interacciones. 

¡Hay que ser muy imbécil para creer que la interacción en internet puede tener sentimiento alguno!
Con la tecnología de Blogger.