GerentAS

by 9:05:00


Chicas, el feminismo les dice que la cantidad de mujeres en puestos de gerencia está menor representada por mujeres que por hombres, lo cual, ES CIERTO, pero no por las razones absurdas que la ideología feminista arguye, sino porque para llegar a esos puestos dirigenciales, se requiere de objetividad y eficacia a la hora de trabajar. Dos cosas, que Uds, NO TIENEN.

Y me importa un comino que se ofendan con lo que digo. Las pocas que de verdad puedan entender mis palabras, sabrán tomarlo con madurez y entereza como para de verdad, forzarse a si mismas a un cambio en aras de una mejora. 

Acabo de renunciar a una empresa, donde la "gerentA", es alguien que tuvo la suerte de tener dinero para desarrollar un proyecto; lo cual, es algo circunstancial, dado que en este caso, el dinero proviene de la actividad comercial del marido... que terminó sustentando lo que ella quiso hacer.

Independientemente de que a ella le costase o no financiar la idea, el punto es cómo la estuvo llevando. Y les cuento que muy mal, dado que en un mes de iniciar operaciones, no se dio ni una sola venta, pero no porque el proyecto fuera malo, sino porque el enfoque de la empresa no está justamente dirigido hacia eso: lo empresarial... sino a estupideces subjetivas como el diseño y la estética.

En negocios, lo único que importa es vender. Así vendas mierda embotellada, si te la compran, es todo cuando importa. Por lo tanto, el afán comercial debe primar por sobre cualquier cosa. Pero eso es justamente lo que las gerencias femeninas NO HACEN porque no entienden el rumbo que objetivamente una empresa debe tener.

Y sé que instantáneamente se me refutará diciendo que "para eso se estudia administración empresarial"... y les digo QUE NO! 

Investiguen sobre como la gerencia de Yahoo, una empresa que en el 2000 valía 40.000 millones de dólares... ahora no vale ni 3000... y verán como una dirigencia feminista, subjetiva, ideologizada, carente de frialdad ni objetivos claros, puede terminarle haciendo a una empresa exitosa. No se diga a una que recién empieza.

Las mujeres no suelen ser buenas gerentes... y las juntas de accionistas los saben. Si quieren llegar a esos puestos, aprendan a desprenderse de su subjetividad dentro de la oficina.

De nada...

Crítica de creencias

by 9:08:00



Que fácil es criticar las creencias ajenas. La verdad, las personas que he conocido, capaces de criticar su creencia propia, las puedo contar con los dedos de una mano. Justamente esa es la parte perversa de criticar, en donde los juicios van encaminados "al otro", sin evaluar el de uno

Ver la paja en el ojo ajeno

No hablo de eyaculaciones en el órgano visual, sino de cómo la falsa seguridad que provoca el fanatismo propio, nos hace sentir en una isla de seguridad inamovible. Claro, si la "fe" es mía, ¿cómo habría de fallar o fallarme?

Pero, cuando uno habla con personas que hayan abandonado un culto, puede evidenciar la crisis que lo llevó a tal abandono. Curioso esto, porque nos revela que para salir de una crisis, se necesita de otra crisis... y así, se nos va la vida de crisis en crisis.

Tal ciclo kármico es obviamente inaceptable. Sobre todo, cuando a fin de cuentas, todos adoramos al mismo dios... o sea nosotros mismos y nuestras ególatras ansias de convencernos de que somos fiables en cuanto a creencias.

Lo cierto es que no. Ni siquiera los más asquerosamente materialistas dialécticos, dejan de adorarse a si mismos en estas tinieblas del Kaly yuga. Los imperios que se han levantado mediante las iglesias de la auto-creencia evidencian el estado pútrido en que la modernidad ha convencido a la masa, respecto de "ser individuo".

Si fueran realmente un individuo, no tuvieran siquiera fe en si mismos, porque lo que caracteriza a un ser completo en si mismo ES LA CERTEZA. No las creencias, y mucho menos, las creencias inculcadas o impuestas por terceros.

Solo quienes puedan fundar su lugar como individuo pueden hablar de certezas metafísicas. El resto, solo repite como fotocopiadora lo que le impusieron. 

Después de leer esto, suban una selfie a Instagram, un chiste en Facebook, de paso una foto en Snapchat, un twitt con frase postmoderna... y luego díganme que no se sienten dioses de si mismos...


Mentiras a distancia

by 14:07:00


He llegado a sospechar, que cada vez que hablo con mis amigos por teléfono y estos me ponen trabas a los planes que planteo, una escena como la de la fotografía que precede estas líneas se lleva a cabo.

Y es que como al día de hoy, la costumbre de coordinar todo por teléfono vía sistemas de mensajes -Whatsapp, Facebook messenger o el que sea- hacen que la comunicación ya no sea en forma de "testigo" del evento, sino como extraño a la realidad del mismo, las cosas puedan ser muy distintas en realidad. Me refiero, a que todo se asume, en base a las palabras que se leen, lo cual, me lleva a pensar que, siendo lo más objetivo posible, una de las posibilidades que cabe es que justamente lo que el receptor del comunicado, experimente una realidad totalmente distinta a la que manifiesta en el mensaje.

En pocas palabras... que mienta.

A que niveles de putrefacción ha llegado la masculinidad moderna, que fingen ser hombres para que en el mundo de los hechos, las cosas sean distintas. Lo peor de este caso que estoy planteando, es que lo que de verdad importa, o sea el hecho de mentir, termine haciendo que el hombre adopte una de las costumbres más horribles de las mujeres... o sea, mentir por conveniencia.

El hombre no debe mentir. Debe ser frontal, crudo y duro a la hora de transmitir información. No por nada, la objetividad siempre se la asoció como característica masculina tradicional. Ningún imperio, reino, país, estado o nación tradicional se forjó en base a hombres que transformen la realidad a la hora de comunicarla...

La realidad NO CAMBIA solo porque la presentemos de una forma distinta. Eso es cualidad de mujeres.

Abuelas sabias

by 10:13:00

Modernismo Vs. Tradicionalismo

Para quién tenga dos dedos de frente, está muy claro que la lucha actual de la humanidad se da entre ambas concepciones o cosmovisiones. Todo lo demás, son solo derivaciones de este conflicto primigenio que nos tiene en la mitad, tratando de aclarar qué es bueno y qué es malo, en medio de tanta ceguera gnoseológica.

Dentro de la familia, las abuelas suelen ser aquellas que, habiendo vivido más -como es lógico o se supone lo es- han logrado acumular una serie de conocimientos de base ética y moral que nos ayuden y marquen el camino. En la mayoría de casos se dan las cosas tal como digo, con las puntuales excepciones que toda regla suele tener, pero que no hacen mas que confirmarla.

Sufridoras en silencio


Siempre me dio risa ver como mis abuelas -paterna y materna- se contrariaban al ver las idioteces que hacían sus hijos, nietos y hasta bisnietos. Las pobres viejas sufrían en silencio, la mayoría de las veces, todas las modas y ocurrencias que las generaciones que les sobrevienen, solían tener. Sean modas respecto de la mutilación del cuerpo como tatuajes o "piercings", o imbecilidades ideológicas como el nieto socialista o la nuera liberal. Pobres viejas, insisto... cuánta idiotez han tenido que ver en sus pares sanguíneos.

Lo triste, es que solo cuando ellas se hallan al borde de la muerte, me han reconocido en la cara y a "calzón quita´o", que ellas cometieron el error de haber perdido la brújula moral de la familia, y que por lo tanto, asumían su rol de culpabilidad en cuanto a que el seno familiar perdió el código deontológico que se supone se tuvo antaño.

Son precisamente las abuelas, quienes guardaban el norte moral en las familias tradicionales. Entendiendo tradición en su forma filosófica... y no en la vulgar. La modernidad las invadió a ellas, y las volvió inactivas. Las convenció de que "ser moderna" era algo bueno y que cualquier ocurrencia que se de en las generaciones venideras, llegaba "para bien", porque lo nuevo de algún modo es bueno. Y que había que quedarse calladas...

¡Viejas tontas!

Ellas mismas han tenido que tragarse sus palabras -y sus actos- para terminar reconociendo que se equivocaron respecto de su inactividad y falta de reacción ante el avance de la modernidad. Se están yendo a la tumba, llevándose cuanto debieron decir en vida para guiar por el buen camino. Y lo peor, ¿Cómo se supone las generaciones actuales van a tener un código deontológico claro, si ese vínculo que eran las abuelas, se lo callaron por una generación, rompiendo la cadena?

El marxismo cultural triunfó con las ancianas, haciéndoles creer que cualquier cosa nueva es buena...
Con la tecnología de Blogger.